viernes, 20 de junio de 2008

El beso y la luz.

Se quedaron frente a frente preguntándose por qué. Se habían besado como sus corazones deseaban hacia mucho tiempo y sus cabezas les prohibían. Concuñados, ella algo más joven, el algo más cauto aunque sin duda había perdido los papeles, y sin duda no se arrepentía y sentía muchísimo que hubiera ocurrido. Aun no se habían respondido la pregunta cuando sus labios se buscaron otra vez, sus cuerpos se apretaron, se fundieron. Alguien encendió la luz y dijo entre risitas. -Son mis papás.

22 comentarios:

Mery dijo...

Qué tierno y encantador.

Maghenta Comunicación dijo...

Esas risitas suena siempre a mirada inocente y cómplice..

B x C

Soboro dijo...

¡Concuñados!¡Un hijo! Esto se va poniendo peligroso por momentos :P

Víctor González dijo...

No quedaros con la parte morbosa del asunto, detrás hay un drama y a lo que parece, bastante complicado.
Mery, Maghenta y Soboro, gracias a las tres.

Sil.* dijo...

Ese momento en el que las preguntas afloran y la realidad comienza a golpear, parece engañado por un nuevo beso que hace volar la imaginación y por supuesto, el deseo. Creo que antes de encender la luz, el placer ya los iluminaba!!

Un abrazo con muuuucha imaginación!!
Sil.*

Aaoiue dijo...

Debo ser tan inocente que me he perdido. Seguiré atenta a ver si puedo seguir el hilo. Un beso, piloto.

Carlota dijo...

A veces la vida es as� y el amor surge donde seg�n la sociedad no deber�a hacerlo... o donde la raz�n, pero ya sabemos que el coraz�n ignora las razones. Me han encantado tus historias cortas, empec� leyendo esta y llegu� hasta abajo. Un placer, gracias por tu visita :).

Pablo dijo...

me gustas como escribes; directo, parco y desnudo es muy dificil, para mi hacerlo así.
gracias por pasarte por mi blog y por el comentario.
con tu permiso me quedaré a leerte un poco mas.

Víctor González dijo...

Ya ves Sil el coctail que tenemos en este post. Baraja de cartas boca abajo que al volver nos muestran multitud de jugadas posibles.
Siempre son un placer tus visitas.
Un beso.

Víctor González dijo...

Imagina Marta la escena al encender la luz. Quién es el padre o la madre de quién?
Beso también para ti.

Víctor González dijo...

Gracias a ti Carlota por la tuya. Será un placer revisitarte.

Víctor González dijo...

Hazlo siempre que quieras Pablo, terecibiré encantado. Esta casa es de todos vosotros.
Saludos.

Poetiza dijo...

Que lindo, encontrarse asi en la oscuridad de un cuarto en la misma casa, besarse y preguntarse, para luego reir al ver quien encendio la luz. Un saludo y beso, cuidate.

Betty B. dijo...

Besos, confusiones y luces encendidas. Ese no arrepentirse y sentir muchísimo que algo ocurra. Las risas infantiles parecen aclarar las cosas, pero vete tú a saber.
Saludos, piloto.

Dédalus dijo...

Los niños son fantásticos. Cuando descubro que, en una persona adulta, perdura algo de la ingenuidad del niño o niña que fue me suelo sentir estupendamente bien en su compañía.

Buen escrito, amigo. Cumplí, viniendo a verte desde Cuatrogatos, tal y como me invitabas.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Víctor, deberías activar el feed de tu blog (en configuración, feed del sitio, pinchas en FeedBurner, te das da alta y trasladas la dirección elegida al feed del sitio). Así los demás pueden tener enlazadas tus entradas recientes. Saludos.

Víctor González dijo...

Esperemos poetiza que lo lindo sea lo que vendrá despues.
Beso y cuidate tu también.

Víctor González dijo...

Yo pensé Betty que las liaban del todo.
Saludos.

Víctor González dijo...

Gracias cuatrogatos por tu visita. celebro que te guste.
Saludos.

Víctor González dijo...

Con tiempo lo intentaré Antonio, eso y lo del contador, pero soy bastante lego en esto.
Abrazos y a ver si acabas el poemilla que te comencé

LOLA GRACIA dijo...

genial

Luna Carmesi dijo...

Deseo o amor.
Automedicarse a veces tiene efectos secundarios...

Un beso.