lunes, 2 de junio de 2008

Pasado y presente del techo.

Aquella mañana no acudió al trabajo. Sus ya mermadas fuerzas habían desaparecido totalmente de su cuerpo. No hizo siquiera el intento de levantarse de la cama, no podía. Miró el techo blanco y se vio corriendo de niña con sus primas, por entre las macetas de la casa de su abuela. Vio a su madre que la llamaba para comer y sintió nauseas. Entonces sus ojos se anegaron en lágrimas y sintió pena de sí misma y un sentimiento noble aunque algo confuso. Hizo un esfuerzo sobrehumano y cogió el móvil. Marcó 112 y susurró. -Ayudenme.

30 comentarios:

Anónimo dijo...

Seguimos creciendo en calidad y cantidad... hermano, puedo yo mañana no ir al trabajo??? jejeje
Me encanta que no pares de escribir...
Besosss

Diana dijo...

A veces los recuerdos de los que ya no están con nosotros y de lo que hemos perdido con el tiempo son tan dolorosos que no podemos soportarlos. Esperemos que ella los pueda superar. Bessets!

manolotel dijo...

Parece que la cosa avanza. Ojalá tuviera yo esa constancia para seguir el hilo y no desorientarte demasiado.

Un abrazo, amigo.

Poetiza dijo...

Los recuerdos muchas veces duelen, quiza duelen mas cuando presentimos el final.......... Vine a saludar y decirte que en mi blog. PREMIOS Y REGALOS BLOGGER deje un obsequio para ti. Besos y cuidate.

Aaoiue dijo...

Buen título, buen relato, buen pulso. Me tienes en ascuas.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Ah, la infancia... sol que alumbra el resto de la vida. Buen relato, aunque no me gusta el adjetivo "inidentificado". Saludos.

Rocío dijo...

Me gusta ese color verde esperanza que has usado para aliviar el dolor.
Besos.

Víctor González dijo...

Eres libre hermana y lo babes, para romper las cadenas que te obligan a fichar cada día, te sobrarían independencia y recursos, pero por favor no lo hagas por idénticos motivos a los de nuestra protagonista, ni llames al 112, llamame a mi para celebrarlo.

Víctor González dijo...

En la presente, los recuerdos han sido el gancho con la vida.
Besos Diana.

Víctor González dijo...

Celebro tú vuelta Manolotel. Tanto talento embalsado...
Abrazo

Víctor González dijo...

Poetiza mil gracias por todo.
Beso.

Víctor González dijo...

Amiga Marta, me congratulan tus palabras especialmente y lo sabes.
Seguiré cómo Joe Rígoli.
Beso enorme.

Víctor González dijo...

Don Antonio he seguido su "consejo" y he cambiado el palabro.
Abrazos.

Víctor González dijo...

La esperanza es lo último que se pierdo amiga Rocío.
Beso creativo.

Soboro dijo...

Qué angustiosa escena, Víctor. Yo pasé algo parecido con una deshidratación y te sientes así de vulnerable.
Besos

Betty B. dijo...

El futuro del techo: la voz al otro lado del teléfono. Espero que sea la que ella merece, soy firme partidaria de finales un poco felices y ya me estaba angustiando por esta muchacha...
Saludos.

María a rayas dijo...

aaaaaaaaay, con lo que me enrollo yo para contar cualquier nimiedad...y todo lo que cuentas tú en tan pocas líneas...

aaaaaaaay....envidia....

un abrazo!!

Diana dijo...

Eso sí es cierto. Gracias a los recuerdos al menos decide llamar. Un abrazo!!

Isabel Romana dijo...

No sé por qué, a veces esperamos al último momento para pedir ayuda. Besos, querido amigo.

manly dijo...

Es increible cómo la mente puede sobre nuestro cuerpo y una afección psíquica puede incluso llegar a somatizarse y "acabar" con nosotros.

Víctor González dijo...

Por suerte Soboro, la situación del protagonista del próximo post aun te queda lejana.
Besos.

Víctor González dijo...

Los del 112 llegaron a tiempo Betty B, pero guardamé el secreto.
Besos.

Víctor González dijo...

Has cambiado a Marcela por María?
La densidad de lo tuyo requiere texto.
Besos

Víctor González dijo...

Y tu has decidido volver Diana, me alegro por ello.
Bsotss

Víctor González dijo...

Apuramos y apuramos verdad Isabel.
Agradezco mucho tus visitas y no paro de recomendarte en foros termas y tabernaes.
Besos romanos.

Víctor González dijo...

Somos amebas pero muy complejas.
Besos Manly de agua.
Has fotografiado todo lo que te recomendé?

Sil.* dijo...

Victor: Qué placer volver a recorrer tus líneas. Hay metáforas muy claras y estos relatos encadenados tienen ese "algo" propio de las cosas bien pensadas.
Cada relato puedo leerlo individual o en conjunto y la historia cambia rotundamente.
Me llevo algunas cosas, si es que me lo permites: "...fraccionados se atacan mejor." y "...el lacerante repiqueteo de las responsabilidades inconclusas..."
Exquisito Victor!!

Te dejo un beso con imaginación!!
Sil.*

Víctor González dijo...

Será un honor compartirlo contigo amiga Sil.^
Beso creativo.

Mega dijo...

Qué mala madre. Espero que tu personaje salvara al menos la vida.

Besos

Víctor González dijo...

El recuerdo de la madre resulto el empujoncito final para marcar el 112. La anorexía tiene esas cosas.
Besos creativos.