viernes, 18 de abril de 2008

Dignidad y distancia.

Aquel ataúd de pino, bien labrado y mejor barnizado, permanecía tranquilo en silencio almacenado en una pomposa funeraria, a la espera del entierro de algún finado del primer mundo, con coche lujoso, flores para un momento y cura de responso monótono canalizando consuelo espiritual. En Kambaata, apenas a setenta kilometros de Addis Ababa, acababa de fallecer una joven de sólo trece años, durante un parto voraz para el que su frágil cuerpo no estaba preparado. El ataúd de pino aun permaneció tranquilo durante varios días.

8 comentarios:

manly dijo...

Siempre habrá pobres y ricos. Esa distinción va ligada con la historia de la humanidad y jamás cambiará (desgraciadamente).

Antonio Serrano Cueto dijo...

Triste metáfora. Con el precio de ese ataúd comerían muchos jóvenes de Kambaata.
(Añado tu blog, recién descubierto, a mis recomendables).

Adela Fernández dijo...

Gracias por tu visita, Víctor. He dado un extenso paseo por tu blog y me encanta lo que leo. Te visitaré con frecuencia. ¡Saludos!

Mega dijo...

A ver, Víctor, el ataúd de pino suele ser para finados humildes, de pocos recursos... ¿No quedaría más claro decir que estaba hecho de una madera más noble?

En cualquier caso, buen micro: muy original este punto de vista de relatar la vida bajo la perspectiva de un ataúd de pino...

Saludos

Víctor González dijo...

El punto Manli está en vivir para contarla como dice el maestro García Márquez.
Gracias Antonio por añadirme a esa lista de ilustres. Las metáforas ayudan en ocasiones a ver claro lo que tantas veces nos pasa desapercibido.
Ya sabes Adela que yo también iré hasta tu blog volando bajo. Gracias.
Mega, con uno de pino lo decía Antonio comen unos pocos, uno de roble sería insultante.
Celebro tu beneplácito, viniendo de una maestra es muy agradable.

Rocío dijo...

¡Qué realidad tan grande!

Comparten las dos primeras letras, pero en la distancia las cosas no nos afectan, y los males son menos e incluso la causa para cambiar el canal de la tele. Términos inversamente proporcionales. A mayor distancia, menor dignidad.
Me ha gustado.
Besos.

Víctor González dijo...

Justamente ese era el fondo. Un aldabonazo más en la conciencia dormida.
Gracias por volver y besos Rocio.

Luna Carmesi dijo...

Hay empresas que trabajan sin apenas stock... Lo cual, a veces, no es sinonimo de buena gestión...

Besos.